Bienvenida del Presidente

pablo muñoz presidente de fundacion fuego

Si tuviera que definir la Fundación Fuego, lo haría con dos palabras: ilusión y prevención. Y esos son los mismos conceptos que teníamos y tenemos en la cabeza cuando nos decidimos a lanzar esta nueva etapa.

Misma concepción y, por ende, también mismo ideario. El principal objetivo de la Fundación Fuego es que el nivel de la cultura de prevención y seguridad aumente para toda la sociedad y que las consecuencias de las emergencias disminuyan. Queremos  difundir, concienciar y trasmitir la importancia de la prevención para conseguir reducir al máximo los efectos de las emergencias y garantizar la seguridad de toda la sociedad.

Por ello, permítanme añadirle un tercer distintivo a la Fundación Fuego: +Social. Y es que, aunque en sus orígenes, la principal actividad de la Fundación era la formación dirigida a los sectores más profesionales de las emergencias, hemos dado un salto cualitativo de interés más general para trabajar en la difusión de la importancia de la autoprotección, clave para una correcta gestión de las emergencias.

Asimismo, pasada la etapa inicial, empezamos a hacer especial hincapié en el lado +Social de la prevención y a trabajar en las campañas sociales para lograr que nuestras viviendas y nuestros hábitos de convivencia sean más seguros. La instalación de detectores de incendios en todas las viviendas; introducir la seguridad contra incendios y las emergencias en los programas formativos; o trabajar para lograr una mayor seguridad en el entorno de la discapacidad y de nuestros mayores, son algunos ejemplos por los que luchamos desde nuestra labor +Social.

Creo que el proyecto del que más orgullosos nos podemos sentir todas las personas que estamos implicadas con la Fundación Fuego, es el de la propia Fundación y todo lo que nace de ella. Hace unos años era impensable que existiese una entidad de estas características en un sector tan profesionalizado como el de la prevención de las emergencias. Poco a poco, y con el apoyo y la ayuda de muchísimas personas, hemos ido creciendo y encontrando nuestro espacio.

Para todos los amigos, socios, colaboradores, asesores y miembros del Patronato de la Fundación; para todas las personas o entidades que dedican -más allá de lo exigible- su tiempo, sus energías y sus ilusiones, a la seguridad de todos nosotros; y para todos aquellos que creen en la cultura de la prevención y seguridad, mantenemos nuestra Fundación, en definitiva su Fundación.